noticias del mundo Hace 1 semana

Trump lanza nueva estrategia con Irán al no certificar el acuerdo nuclear

AFP

Washington (AFP) -

El presidente estadounidense, Donald Trump, lanzó este viernes una nueva estrategia con Irán al prometer enfrentarse al "fanático régimen" y no certificar el pacto nuclear internacional alcanzado en 2015, que amenazó con abandonar en cualquier momento.

En un discurso televisado desde la Casa Blanca que tuvo referencias a la Revolución Islámica de 1979, Trump criticó el comportamiento de "la dictadura iraní" en Oriente Medio y afirmó que Teherán es "el principal patrocinador del terrorismo en el mundo".

"Anuncio que no podemos ni haremos esta certificación", declaró el mandatario. "No seguiremos por un camino cuyo previsible final es más violencia y terror y la verdadera amenaza de un Irán nuclear".

En un tuit nocturno atacó a los países que firmaron el acuerdo, aparentemente acusándolos de colocar los beneficios comerciales delante de la seguridad. "Mucha gente está hablando, y está de acuerdo, sobre mi discurso sobre Irán hoy. Quienes firmaron el acuerdo están haciendo mucho dinero en negocios con Irán", escribió.

Su retórica bélica fue rechazada inmediatamente por el presidente de la República Islámica, Hasan Rohani, quien aseguró que "Estados Unidos está más solo que nunca contra el acuerdo nuclear y más solo que nunca en sus complots contra el pueblo iraní".

"El acuerdo nuclear no es modificable, no se le puede agregar ni un artículo ni una nota", precisó el dirigente. Trump "no leyó el derecho internacional (...) Aparentemente no sabe que este acuerdo no es un acuerdo bilateral entre Irán y Estados Unidos".

Aunque Estados Unidos no abandona el acuerdo, el giro estratégico de Trump puede abrir un período de incertidumbre al no secundar la posición de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), que hasta ahora ha confirmado que Teherán cumple sus compromisos.

El pacto --que también suscribieron Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China-- tiene el objetivo de garantizar el carácter exclusivamente civil del programa nuclear iraní.

- Revisión continua -

El presidente estadounidense, que hizo hincapié en las "agresiones" de Irán en los conflictos que afectan Oriente Medio, subrayó que el acuerdo ha fracasado a la hora de abordar su papel en la región y su programa ilegal de misiles.

Por otro lado, respaldó los esfuerzos del Congreso por lograr nuevas medidas ante las amenazas que plantea Teherán sin torpedear de forma general el acuerdo.

"De todas formas, en el caso de que no seamos capaces de alcanzar una solución con el Congreso y nuestros aliados, el acuerdo se acabará", advirtió.

El pacto, aprobado bajo la presidencia de Barack Obama, "es revisado continuamente y yo, como presidente, puedo cancelar nuestra participación en cualquier momento", aseguró Trump.

Paralelamente a la declaración presidencial, el Departamento del Tesoro dio a conocer medidas económicas contra los Guardianes de la Revolución, el Ejército de élite iraní, a través de una orden ejecutiva de 2001 y agregó cuatro empresas a su lista negra.

Trump evitó así nombrar a este cuerpo como grupo terrorista. Además de estar involucrados en la economía y el programa balístico iraní, los Guardianes de la Revolución están acusados de ayudar a Hezbolá en Líbano, los hutíes en Yemen y las milicias chiitas en Siria e Irak.

"Hemos considerado que hay riesgos y complejidades a la hora de designar a todo un Ejército", explicó Tillerson.

- A favor y en contra -

El principal negociador estadounidense del tratado, el ex secretario de Estado John Kerry, criticó la decisión de Trump, advirtiendo que es "peligrosa" para la propia seguridad de Estados Unidos y "abre las puertas a una crisis internacional".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, celebró la "valiente decisión" del mandatario estadounidense a la hora de "enfrentarse el régimen terrorista iraní". En la misma línea se pronunció Arabia Saudita.

Francia, Alemania y Reino Unido emitieron un comunicado conjunto en el que se declararon "comprometidos" con el acuerdo nuclear.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, garantizó además que Trump "no tiene" el poder de poner fin al pacto.

El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, respondió "a nuestros amigos y aliados en Europa": "Creo que tenemos una oportunidad real de abordar las amenazas que plantea Irán".

Rusia, de su lado, denunció la estrategia del mandatario estadounidense y consideró que el pacto sigue intacto.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, manifestó su esperanza de que el acuerdo sobreviva.

China, horas antes del discurso de Trump, consideró el acuerdo "importante para asegurar el régimen internacional de no proliferación nuclear" .

la Campaña internacional para la abolición de las armas nucleares (ICAN), organización que ganó el premio Nobel de la paz este año, también criticó la decisión de Trump, asegurando que favorece la proliferación de armas nucleares.

La principal negociadora estadounidense del texto en la era Obama, Wendy Sherman, dijo por su lado que "la inquietante política extranjera de Irán es precisamente la razón por la que el acuerdo es necesario".

AdChoices